Holocaust collage by young German student
ANGST - Artist:Felix Stohlmann
f.stohlmann-productions
www.vip-digital.de
Click to enlarge photo

El legado de la segunda generación.

Terese Pencak Schwartz © 2009 - 2012
Translator: Diana Wang

Cuando mi mamá de 85 años enfermó gravemente el mes pasado me enfrenté a un nuevo panorama en mi vida. Además del dolor de perderla, me di cuenta de que no importa la edad que uno tenga, la muerte del ultimo progenitor representa el fin de la infancia. Aún siendo adulta, el tener a mi madre viva, me hacía ser la hija de alguien. Pero desde que se fue, tendré que confiar en mis propios recuerdos. Pude por suerte hablar con mamá sobre su vida antes de mi nacimiento y el de mi hermana. Es sorprendente lo poco que sabemos de alguien a quien hemos conocido toda la vida. Por primera vez compartió conmigo el relato de lo que pasó durante la Guerra como trabajadora esclava en Alemania.

Después de escuchar a mi madre y a otros sobrevivientes polacos, me di cuenta de que recibí un pesado legado, el legado de la segunda generación de sobrevivientes. Los hijos de los sobrevivientes de la Shoá han comenzado a hablar sobre el impacto que ha significado sobre sus propias vidas el haber nacido como hijos de sobrevivientes. Nuestros hijos salen de la adolescencia, nosotros entramos en la edad media, y es entonces que se hace patente el legado. Puede ser una molestia o un regalo. Depende de cómo uno lo toma. Para los que han recibido este pesado legado tengo algunas palabras de aliento: no están solos. Sus sentimientos son compartidos por innumerables otros. Esto es especialmente importante para la segunda generación de sobrevivientes no judíos que conozco. Los hijos de los sobrevivientes no judíos han sentido un dolor parecido y un peso semejante, con una diferencia sustancial: no han recibido reconocimiento. Muchos no se han dado cuenta aún de que son víctimas del Holocausto también, tanto como muchos de sus amigos judíos. Los judíos han trabajado mucho para asegurarse que sus hijos no olviden la tragedia de la Shoá; los hijos de sobrevivientes no judíos sintieron en comparación que sus padres no habían sufrido "lo suficiente" y que el Holocausto es sólo un "tema judío". No se trata de evaluar el monto de sufrimiento de un grupo en comparación con el otro. No hay dudas de que el pueblo judío ha sufrido mucho más que el no judío. Pero no hay instrumentos que midan el sufrimiento personal ni es lícito hacerlo. Tampoco debieran ser negados.

Los hijos no judíos no tienen el mismo apoyo grupal ni institucional que el que tienen los judíos. Hay muchos grupos de sostén y organizaciones para hijos de sobrevivientes, pero, según mi experiencia, son exclusivamente judíos. Los hijos de sobrevivientes no judíos están siendo olvidados, igual que sus padres. Para algunos, esto no importa. Algunos no sienten ningún peso por ser hijos de sobrevivientes. Algunos no tienen el deseo de aceptar el legado como un regalo. Está bien, lo entiendo, este legado no es para todos. Pero para quiénes lo aceptan, les sugiero que valoren este precioso presente. Es parte de nuestra historia. No dejen que nadie niegue el sufrimiento de sus padres y de sus familias enteras. Recuerden que fueron acosados, torturados, esclavizados y asesinados y que lucharon bravamente sólo con armas caseras. Recordar esto es importante para nuestra historia, no sólo por el honor de nuestros antepasados, sino también por nuestros hijos. Un día será nuestro turno de pasarles el legado a ellos.

(Traducción propia) Diana Wang

Diana Wang - Florida - Argentina http://www.hexabus.com/personal/Diana/index.html

Contact: Terese Pencak Schwartz, 4607 Lakeview Canyon Rd., Suite 367, Westlake Village, California 91361 USA

StumbleUpon.com

The Non-Jewish Victims
Who Were the Five Million?

Polish Citizens - Hitler's
First Target

Afro-Europeans:
Sterilization
for Black Youth

Gypsies: Executed
for Their Race

Jehovah Witnesses Stood Firm

No Need for the Disabled

Pink Triangles for Homosexuals

The Survivors Personal Stories

Fotos

 
Google
Return